• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Geriatría Felina (por Urban Pets)

July 25, 2016

 

¡¡La vejez no es para cobardes... esto pasa en todas las especies!!

 

 

Este fenómeno natural del cual no podemos escapar (salvo que uno se muera antes…) también afecta a nuestros amigos felinos, pero a diferencia de nosotros, en los últimos años, aumentó considerablemente la población de gatos longevos que llegan en muy buenas condiciones a su “cuarta edad” (mayores de 15 años). Obviamente que hablamos de gatitos domésticos o de “interior” ya que los que tienen hábitos externos, lamentablemente no superan los diez años de vida.

Algunos datos importantes a tener en cuenta para el cuidado de nuestros “abuelitos felinos”:

Es fundamental un control médico y conductal cada 6 meses en aquellos pacientes de más de 10 años, para evaluar peso y condición general de cada sujeto, realizar las pruebas de laboratorios y estudios correspondientes, según el caso. A veces, por patologías no tan graves y fáciles de detectar, como mal estado de los dientes o  úlceras gingivales, ellos no  alimenten correctamente por el dolor.

 

-El peso es importante controlarlo ya que su pérdida es un indicador de patologías como: enfermedad renal crónica, hipertiroidismo, fallas en el sistema inmune etc. El sobrepeso, al contrario, lleva factores de riesgo de muchas enfermedades, sobre todo endócrinas, como la diabetes  y el Cushing, o enfermedades metabólicas como la lipidosis hepática, todas de muy difícil tratamiento.

 

-La hidratación es crítica, ya que con la vejez disminuye la ingesta y aumentan las pérdidas, lo cual altera todo el medio interno, disminuye la filtración renal y la consecuente eliminación de sustancias tóxicas para el organismo. Evitar las orinas muy concentradas, para que no se produzca la precipitación de cristales y se obstruyan las vías urinarias inferiores, proceso muy común en los felinos, agravado por la tendencia a ingerir menos líquidos en los gatos viejos.

 

-Las afecciones cardíacas no son tan comunes como en los perros, pero con la edad, pueden tener alteraciones en el músculo cardíaco (hipertrofias concéntricas) y cuadros de trombosis que muchas veces afectan a los miembros posteriores, por las obstrucción de las arterias ilíacas, llevando a un proceso de postración muy grave.

 

-Las vías respiratorias van perdiendo elasticidad y sus medios de defensa, lo que desarrolla infecciones con mayor facilidad y pueden presentar cuadros de disnea muy característicos en los felinos, respirando con la boca abierta y el cuello extendido. Por lo que hay que monitorear ambos sistemas por especialistas de cada área y que ellos decidan los estudios específicos a realizar (ecocardiografía, placas de tórax etc)

 

-El sistema gastrointestinal disminuye la absorción de nutrientes, por lo que es conveniente, las dietas balanceadas y acordes a cada etapa de la vida de los gatos. Controlar muy bien las deposiciones y evitar los fecalomas habituales en gatos viejos. Sugiero cepillarlos diariamente para evitar la ingesta de pelos y estar atentos para suplementar en caso de que la materia fecal sea muy dura y tenga dificultad para eliminarla.

 

- El sistema musculoesquelético compensa mucho mejor que los perros los procesos degenerativos, pero en caso de artrosis avanzadas, pueden tener dolor, que muchas veces lo manifiestan solamente quedándose quietos.

 

-Su sistema nervioso, tampoco escapa a la edad, pudiendo presentar alteraciones cognitivas, llevando a cambio de personalidad, vocalizaciones sin sentido, defecar en lugares inapropiados etc. Es muy difícil evaluar el sistema auditivo, si es más fácil detectar las alteraciones y pérdida de visión por cataratas, alteraciones retinianas, atrofia de la musculatura ciliar, que altera y disminuye las respuestas pupilares.

 

-Los tumores en los felinos, cuanto antes sean detectados y extirpados (si esto es posible) es la clave del éxito por su rápido desarrollo y malignidad, por lo que no duden en consultar por cualquier neo formación que detecten.

 

-Una última mención para el pelaje y las garras, el primero porque no se acicalan bien, empieza a enmarañarse el pelo, sobre todo a nivel dorso lumbar. Para evitar esto, hay que cepillarlos regularmente. Las uñas al no gastarlas, se pueden encarnar. Controlen su crecimiento cada 15 días.

 

Espero que estos consejos les sean de utilidad, y puedan disfrutar de sus “mininos” mucho tiempo.

 

Dr. Germán Martini

Médico Veterinario

MP 4610  MN 8160

Mail: gervet2001@yahoo.com.ar

 

 

Please reload

Entradas destacadas

N°9 La Adaptación

January 23, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes